Antes de empezar la lección:

Ponte de pie. observa, sin acomodar nada, solo observa.

¿Cómo estás de pie? ¿En dónde sientes más apoyo de tus pies en el piso?

¿Apoyas igual con un pie que con otro?

Recuerda que eres un observador externo, no juzgas.

¿Tu columna está cómoda?

Qué tan arqueada está tu espalda baja.

Cuánto peso o presión sientes en tus rodillas.

Así, de pie, ponle una calificación a tu comodidad del 1 al 10.

al final de la lección de nuevo ponte de pie, y vuelve a calificar tu comodidad.

Que disfrutes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *